Mitos Griegos de Medusa

Mitos Griegos de Medusa

Los mitos griegos están plagados de criaturas sorprendentes y monstruosas, algunas hasta el punto de causar terror solo con su nombre, su imagen grotesca o sus actos aún peores les han concedido un lugar importante en la mitología clásica, tal es el caso de Medusa (Μέδουσα Médousa, ‘guardiana’, ‘protectora’) esa mujer monstruo, que convertía en piedra a quien le mirase fijamente a los ojos.

Medusa era la única mortal entre las gorgonas (hijas de Forcis y Ceto). También era hermosa, tanto que causó la locura del Dios Poseidón, quien la ultrajó en el templo de Atenea. Tras esta ofensa, la Diosa hizo caer una maldición sobre Medusa; volviéndola monstruosa y desalmada, igual que sus hermanas Esteno y Euríale. Le dio manos metálicas, colmillos afilados, y unos ojos que petrificaban a quien los miraba directamente. Además, convirtió sus cabellos en serpientes. Después de esto, Medusa fue desterrada a vivir en las tierras hiperbóreas.

Tanto castigo parecía aún no ser suficiente para saciar la sed de venganza de Atenea, pues ordenó también su asesinato. El cual llevaría a cabo Perseo ayudado de unas sandalias aladas que le había proporcionado Hermes, así como un escudo muy brillante, que repelía el ataque de la luz letal de los ojos de Medusa.

Perseo entró volando a la guarida de Medusa y le cortó la cabeza mientras dormía, en ese momento, por el medio del cuello de la criatura, salieron sus hijos, Pegaso y el gigante Crisaor. La sangre de Medusa que salpicó las algas junto a la playa, dio origen a los corales de Mar Rojo, se dice también que las víboras venenosas del Sáhara brotaron de esta misma sangre, ya que la de su vena izquierda era un veneno mortal, y la de su lado derecho, tenía características sanadoras que podían resucitar a los muertos.

Comments are closed.