delete

Ejemplos de leyendas cortas La pelota de béisbol

Mi cita con el agente de bienes raíces era a las 5:00 de la tarde. El tráfico de ese día me retrasó bastante, así que llegué 40 minutos después. No obstante, me sorprendí por qué el vendedor aún me estaba esperando afuera del domicilio.

Le supliqué que por favor me disculpara, que por lo general soy una persona puntual, pero que a veces hay factores que no podemos controlar. El por su parte me dijo que no me preocupara y que mejor entráramos a la casa para que observara el jardín aún con luz de día.

La propiedad era muy grande y el precio que pedían por ella era sumamente bajo. La recorrimos de punta a punta y yo estaba fascinado, pues era mejor de lo que pensaba. Al llegar al jardín, me fascinó que el césped fuera de un tono verde claro. Aunque no debo dejar de mencionar que casi tropiezo con una pelota de béisbol que estaba atorada entre la hierba.

Ejemplos de leyendas cortas La pelota de béisbol

– ¿Y esto? Pregunté. Esperando a que el agente me dijera que pertenecía al hijo del vecino o algo así. Sin embargo, éste se puso pálido y me dijo:

– Debo confesarle un secreto. Hace años aquí vivía una familia y esa pelota de béisbol pertenecía al pequeño de la casa, quien desafortunadamente murió ahogado en la bañera.

Yo me disgusté muchísimo, pues pensé que se trataba de uno de esos ejemplos de leyendas cortas que los vendedores ofrecen para justificar que por descuido dejaron un objeto en un lugar indebido.

No obstante, al salir del jardín comencé a escuchar la risa y la voz de un niño pequeño que comenzó a jugar.

– ¿Lo ve?, es el espíritu del pequeño que aún continúa aquí, pues su alma no sabe que murió. Esa es otra de las razones por las que no hemos podido vender la casa.

Me explicó el agente de bienes raíces.

Salí de la propiedad, me despedí de él y mejor decidí buscar otro domicilio en donde vivir, lejos de apariciones.

delete

Cuento de terror un día de pesca


Los norteamericanos tienen varias tradiciones, las cuales de alguna u otra forma han contribuido a enriquecer su cultura. Por ejemplo, en Noche de Brujas (también conocido como Halloween), la gente acostumbra reunirse en las casas para escuchar relatos o cuentos de terror alrededor de una hoguera.

Otra de las cosas que les encanta hacer, es ir a pescar durante los fines de semana. En uno de esos días, es el instante en el que comienza este relato.

William y su hermano ya estaban subidos en una embarcación, cada uno con su caña lista para arrojarla al agua. El día era espléndido, el sol iluminaba todo y en el firmamento no había ni el más mínimo atisbo de lluvia.

Los segundos se convirtieron en minutos y los minutos en horas. Poco a poco, los peces empezaron a picar, sin embargo, ninguno de los parientes pronunciaba la más mínima palabra.

De repente, el menor de ellos se volteó hacia la izquierda y dijo:

– Sabes, yo no quería venir, pues la pesca no es algo que me traiga muy buenos recuerdos.

– ¿Por qué lo dices? Si los mejores momentos de mi infancia precisamente fueron al lado de mi padre en un bote como este.

– Tú lo has dicho. Tu infancia, no la mía. Mi papá nunca tuvo una palabra de aliento para mí. Todo lo bueno era para ti. Desde los obsequios navideños hasta los presentes el día de mi cumpleaños. Debo confesarte que la única razón para venir aquí es que sabría que estarías indefenso. Dijo William.

– ¿Cómo? No entiendo.

Antes de que el hombre pudiera decir otra cosa, William tomó un cuchillo de pescar y comenzó a apuñalar a su hermano por la espalda. Pronto el bote y el agua se tiñeron de un tono carmesí.

Luego de dejar a su hermano malherido en el bote, William huyó con dirección a la orilla. Un grupo de personas dice que se suicidó horas más tarde, aunque hay otros que afirman que en la actualidad continúa evadiendo la justicia.

delete

Influencia de la crítica especializada en las obras de teatro

Influencia de la crítica especializada en las obras de teatro

Una cuestión que sigue determinando el éxito o el fracaso de una puesta en escena son sin duda alguna la serie de críticas especializadas que se publican en los medios masivos (Internet, periódicos, revistas etc.). Los periodistas que se dedican a llevar a cabo esta tarea, hacen una recapitulación de los acontecimientos más importantes que ocurrieron en una obra de teatro corta o larga, no solamente evaluando la riqueza del guión, sino también las interpretaciones de los actores.

Como podemos ver, se trata de una opinión subjetiva, aunque no por ello tiene que ser desinformada. Al contrario, para que un crítico de teatro pueda emitir un juicio coherente, primeramente debe documentarse muy bien acerca del género que va analizar (comedia, drama entre otros).

Su misión es informarle a la audiencia de una manera clara y sencilla, si es que dicho espectáculo debe ser visto o no. Para ello hay que desglosar y argumentar cada uno de los elementos que se fueron presentando (los positivos y los negativos) para luego hacer un balance general sobre la duración.

Por otra parte, un buen crítico teatral es aquel que evita contarles a sus lectores giros interesantes sobre la trama, pues al revelar los misterios trascendentales de un guión, la gente pierde el interés por ver algo que ya sabe cómo termina

La estructura clásica de una crítica se divide en cuatro fases:

– En la primera, el especialista hace una breve sinopsis sobre la obra de teatro que acudió a ver. En esta parte se pueden incluir datos complementarios como la primera vez que esta puesta en escena fue presentada etc.

– En la segunda parte se describe el desempeño de los histriones sobre la tarima, así como el trabajo que realizó el director.

– Ya dentro de la tercera sección se evalúan aspectos técnicos, es decir: si existió una buena iluminación, vestuario adecuado, escenografía acorde a la época que se quería representar entre muchas otras cosas.

– La última parte es donde el crítico invita a la gente a ver esa obra o les dice que mejor inviertan su dinero en otra cosa .

delete

Leyenda de terror de la enfermera practicante

Leyenda de terror de la enfermera practicante

La mayoría de las personas tenemos, sueños o metas; hay quienes simplemente lo dejan en intensiones, otros lo dan todo por lograrlo y están también esos desafortunados a los cuales la vida no les alcanza, pero el compromiso con sus planes les lleva a seguir luchando por ellos aun más allá de la muerte, tal y como se menciona en la leyenda de terror de la enfermera practicante.

Gabriela se había mudado a la ciudad de México para estudiar enfermería, ya que tenía el firme propósito de llevar a su pueblo algún servicio de salud digno, pues mucha falta les hacía. Así que dedicaba mayor tiempo su escuela que a su vida personal, y era la primera en decir “Si” ante cualquier oportunidad que se presentara de aprender más.

Sus ímpetus por participar en cualquier actividad de desarrollo, la llevaron hasta un hospital psiquiátrico. Ahí conoció a Miriam, una mujer que a simple vista lucia como cualquier otra, incluso se comportaba muy adecuadamente, hasta que algún detalle, a veces imperceptible, le hacía estallar y actuaba de manera por demás violenta. Gabriela fue la encargada de controlarla en una de esas crisis, ayudada por una jeringa llena de calmantes y dos enfermeros.

Los dos hombres parecían no ser suficientes para sujetar a la paciente y arremetía contra la enfermera propinándole fuertes golpes y arañazos hasta que por fin lograron calmarla. Era la primera vez que Gabriela se enfrentaba a una situación de tal magnitud, así que apenas pudo irse a casa, lo hizo a toda prisa, tomó un baño al llegar y fue a dormir tratando de olvidar lo que había pasado.

La mañana siguiente, se sentía fresca, descansada, y con muchos ánimos para iniciar su día, hizo lo que acostumbraba hacer y se fue a la escuela. Ahí, empezó a notar que muchos de sus compañeros llevaban listones negros junto a su pecho, no quiso preguntar al respecto, solo se dirigió a su pupitre, el cual estaba cubierto de cartas, flores, algunos muñecos de peluche, y esto la inquietó un poco, pero no tuvo mucho tiempo para reaccionar, ya que, en unos cuantos segundos, se encontraba escuchando la historia de su propia muerte, a manos de una paciente en el hospital psiquiátrico.

Todos los presentes en la escuela ese día, no solo en el salón de clases, recuerdan con cierto escalofrió aquel grito lastimoso que retumbó por todos los rincones, algunos aseguran que vieron por un instante la silueta traslucida de Gabriela, cayendo de rodillas mientras emitía ese horrible sonido. Pero hoy no les queda duda, que ella sigue tomando clases con ellos, pues más de uno la ha visto rondar por los pasillos de la escuela, sobre todo, los nuevos alumnos.

También aseguran que se aparece en el psiquiátrico cuando hay alguna crisis, y ayuda a controlar a los enfermos, para que estos no puedan lastimar alguien mas durante sus momentos violentos.

delete

Mitos Griegos de Medusa

Mitos Griegos de Medusa

Los mitos griegos están plagados de criaturas sorprendentes y monstruosas, algunas hasta el punto de causar terror solo con su nombre, su imagen grotesca o sus actos aún peores les han concedido un lugar importante en la mitología clásica, tal es el caso de Medusa (Μέδουσα Médousa, ‘guardiana’, ‘protectora’) esa mujer monstruo, que convertía en piedra a quien le mirase fijamente a los ojos.

Medusa era la única mortal entre las gorgonas (hijas de Forcis y Ceto). También era hermosa, tanto que causó la locura del Dios Poseidón, quien la ultrajó en el templo de Atenea. Tras esta ofensa, la Diosa hizo caer una maldición sobre Medusa; volviéndola monstruosa y desalmada, igual que sus hermanas Esteno y Euríale. Le dio manos metálicas, colmillos afilados, y unos ojos que petrificaban a quien los miraba directamente. Además, convirtió sus cabellos en serpientes. Después de esto, Medusa fue desterrada a vivir en las tierras hiperbóreas.

Tanto castigo parecía aún no ser suficiente para saciar la sed de venganza de Atenea, pues ordenó también su asesinato. El cual llevaría a cabo Perseo ayudado de unas sandalias aladas que le había proporcionado Hermes, así como un escudo muy brillante, que repelía el ataque de la luz letal de los ojos de Medusa.

Perseo entró volando a la guarida de Medusa y le cortó la cabeza mientras dormía, en ese momento, por el medio del cuello de la criatura, salieron sus hijos, Pegaso y el gigante Crisaor. La sangre de Medusa que salpicó las algas junto a la playa, dio origen a los corales de Mar Rojo, se dice también que las víboras venenosas del Sáhara brotaron de esta misma sangre, ya que la de su vena izquierda era un veneno mortal, y la de su lado derecho, tenía características sanadoras que podían resucitar a los muertos.

delete

Cuento corto El auto de cristal

Cuento corto El auto de cristal

Leonardo era un niño muy pobre, que siempre había deseado tener muchos juguetes para divertirse, pues veía como algunos de sus compañeros de escuela llevaban las figuras de acción de moda para jugar en el recreo.

Pese a que algunas ocasiones llegó a sentir envidia por esa situación, jamás se atrevió a reclamar nada a sus padres, ya que era consciente de que estos hacían su mejor esfuerzo para que no le faltara nada.

Un sábado por la mañana, Leonardo se acercó a papá y le dijo:

– Papá tengo que confesarte algo.

– Dime hijo.

– El otro día entré al supermercado y me guarde un carro de juguete debajo de mi camisa para traérmelo a casa.

– ¿Quieres decir que lo hurtaste? Ahorita mismo vas a ir a buscar el carro y nos vamos a la tienda para que lo devuelvas.

– No papá, pensé en robarlo, pero me di cuenta que eso no era lo que ustedes me han enseñado y lo devolvi.

– De momento, no te podemos comprar ningún carro de juguete. Pero tengo el secreto para que no solamente tengas un auto sino todo lo que desees ahora mismo.

– ¿Vas a comprar un billete de lotería?

– No. Yo no voy hacer nada, pero tú vas a usar algo que muchos de tus compañeros no tienen: La imaginación. Con ella tú puedes ir a cualquier lugar, sin tener que abandonar los muros de tu habitación.

Sólo basta con que lo pienses, para que se haga realidad.

Entonces Leonardo imaginó que era el propietario de un automóvil de cristal, el cual podía además convertirse en la nave más veloz. A partir de ese día, junto con su auto de cristal, Leo vivió increíbles aventuras.

Actualmente, ya es un hombre mayor que a base de mucho esfuerzo logró concluir sus estudios profesionales. Si te gustó este cuento corto de valores, compártelo con quienes quieras.